Revolución FoodTech

Fuente: www.bbva.com

La tecnología transforma el sector de la alimentación: escáneres para conocer la composición de alimentos o la elaboración de menús gracias a la información de los smartphones son algunas de las tendencias que despegan

El sector FoodTech batió récords en 2015. Se invirtieron cerca de 6.000 millones de dólares, de los que un 60% correspondió a nuevas startupsvinculadas al reparto de comida a domicilio, según datos de CB Insights. Este año aunque las cifras no son tan espectaculares como en el pasado, destaca una tendencia: la entrega de alimentos a domicilio, el llamado grocery delivery. En Estados Unidos, el gasto en hacer la compra ha superado la cifra del gasto destinado a comer fuera de casa.

Marius Robles, CEO de Reimagine Food, plataforma de consultoría tecnológica y aceleración de startups del sector de la alimentación, pone de ejemplo del auge foodtech a la empresa Blue Apron de Estados Unidos. Ésta reparte cada mes ocho millones de kits de comestibles a domicilio y ha logrado que los norteamericanos vuelvan a la cocina. Otro ejemplo de esta tendencia es Bill Gates, que desembolsó 108 millones de dólares el año pasado en Impossible Food, una startup de alimentación enfocada en la biotecnología.

¿Qué está pasando en el sector de la alimentación?

Marius Robles, ponente en el encuentro de emprendedores South Summitcelebrado en Madrid, señala que “el cliente pide una ‘ultrapersonalización’ y quiere interactuar más con la comida”.

En su opinión, se está produciendo una “uberización’ de la restauración” que permite hacer pedidos a los mejores restaurantes y tener el plato caliente en casa en 30 minutos o que te manden los ingredientes exactos si quieres hacer la receta en tu cocina.

Vamos a comer de forma más alineada con nuestro genoma gracias a la tecnología

La tecnología ha llegado a la alimentación desde todos los ámbitos y en todos los lugares. En Londres Just Eat se ha asociado con la empresa Starship para realizar repartos con robots y en Singapur se ha comenzado a repartir comida con drones.

Marius Robles en el encuentro de emprendedores South Summit celebrado en Madrid

Big data al servicio de cocina

El big data y la inteligencia artificial tampoco se quedan fuera de la revolución foodtech. Existen casos como IntelligentX que fabrica cerveza personalizada al gusto del cliente gracias a la inteligencia artificial (AI).

Mientras que las grandes multinacionales apuestan por el big data:  IBM Watson lanzó ‘chef Watson’, que experimenta con 20.000 recetas, 1000 componentes químicos de los alimentos y 2000 hipotéticos gustos del consumidor. Maridaje de miles de datos para probar nuevas recetas.

La transparencia en la alimentación es lo que persigue Isabel Hoffmann, CEO de TellSpec, que habló en el South Summit de la importancia de que el consumidor sepa de dónde viene la comida en un mundo globalizado. Hoffmann ha creado un escáner que permite conocer la composición de grasa, carbohidratos, fibra, calorías, azúcares, presencia o ausencia de gluten de un alimento.

El motor de análisis que ha desarrollado junto a su equipo también permite comprobar la seguridad y su autenticidad de un alimento. Hoffmann incidió en Madrid en la importancia de los datos que están “transformando la industria de la alimentación y permiten detectar fraudes en los alimentos que pueden ocasionar problemas en la salud”.

La tecnología, resalta Robles, “no solo va a estar enfocada en conocer tus preferencias, también va a estar pendiente de la salud”. El menú del futuro no solo va a cambiar en casa, también lo hará cuando vayas a un restaurante. A través del smartphone vas a detectar si tienes algún trastorno alimenticio o si necesitas más carbohidratos, por ejemplo.

El consumidor gracias la tecnología y los datos va a redefinir su relación con la dieta y la salud

La transparencia en la alimentación es lo que persigue Isabel Hoffmann, CEO de TellSpec, que habló en el South Summit de la importancia de que el consumidor sepa de dónde viene la comida en un mundo globalizado. Hoffmann ha creado un escáner que permite conocer la composición de grasa, carbohidratos, fibra, calorías, azúcares, presencia o ausencia de gluten de un alimento.

El motor de análisis que ha desarrollado junto a su equipo también permite comprobar la seguridad y su autenticidad de un alimento. Hoffmann incidió en Madrid en la importancia de los datos que están “transformando la industria de la alimentación y permiten detectar fraudes en los alimentos que pueden ocasionar problemas en la salud”.

¿Vamos a comer mejor?

Hoffmann apunta a lo que denomina como “clean food revolution” en donde el consumidor gracias la tecnología y los datos va a redefinir su relación con la dieta y la salud. En este sentido, Robles subraya que los consumidores están dispuestos a pagar tres veces más por un producto si saben de dónde procede.

“Vamos a comer de forma más alineada con nuestro genoma gracias a la tecnología”, señala Robles, quien también afirma que las máquinas nos van a ayudar a cuidarnos. “La nevera, por ejemplo, no se va a abrir si detecta que has consumido mucho azúcar. Todo va a estar conectado”.

El CEO de Reimagine Food concluye: “Se hará un mapa del siglo XXI de cómo comeremos con compañías que ni conocemos”. La revolución foodtech no ha hecho nada más que empezar.